martes, 29 de enero de 2013

pOEMAS iNESPERADOS

Andaba yo rebuscando
por mi casa en un buen libro
cuando encontré dormitando
los poemas que ahora sigo.

Quiso este encuentro casual
y aunque sea fortuito
que ese día fuera igual
a la fecha del escrito.

Fueron escritos en fechas
en los que yo era pequeño
así que guardad las flechas
y no echéis al fuego un leño.

Con este sencillo trovar
vereis que la felicidad
un niño la puede encontar
sin necesidad de un ipad.


EL AÑO SE HA ACABADO - Manel Pino, 21 Enero 1985

Dormido por siempre, sueño tal vez,
el viejo año ya no se torna a ver.
No es que ha dejado pronto de ser,
sino que ha llegado a lejana vejez.

Ha durado un año y un día tambien
Para algunos es el más largo día,
para otros su fin nunca le veía
y para el resto dura más de cien

Tras doce meses él desaparece
y toda la tierra lo ha festejado
mas nunca jamás el año aparece.

Pues la tierra una vuelta al sol ha dado
de esta manera la cuenta anual crece
y este año muy pronto será olvidado.



EL POEMA DE LAS NOTAS - Manel Pino

Yo quiero sacar un diez
aunque solo sean nueve
si saco ocho no llueve
si saco un siete muy bien.

Un seis con todo no es mal
un cinco yo bien consigo,
y ya la cuenta no sigo
pues un cuatro muy fatal.


LA CONSTANCIA

Poco a poco caen los copos de nieve
que en suelo construyen blanca pared
con su esfuerzo y constancia habrá una vez
una montaña que rápida eleve

Como gota de agua que cae en la roca
oculta en la gruta de la esperanza
acechando el momento en que se lanza
y como una espada a la piedra estoca

Como gota de agua que a la roca hiere
como la nieve que resiste el viento
y como al que desea todo viene

Con la fuerza en forma de sentimiento
y con constancia que viva se tiene
se puede vencer a todo, y no miento.


LA BATALLA DE LEPANTO

Con mil banderas España,
con un millón de cañones,
la reina de las naciones
hizo la mas grande azaña.

Van al golfo de Lepanto
las galeras españolas
surcando las grandes olas
van con gran fuerza remando

Juan de Austria es su capitán
a el todos obedecen
hechos según el suceden
ellos al fin ganarán.

Uluch Alí es un emir
jefe de los Islamistas
por él dan todos sus vidas
a él todos han de servir.

En el golfo de Lepanto,
las galeras se divisan
todas las insignias izan
y a su encuentro van bogando

Ve el austríaco, sereno,
que distancia les separa
sin saber qué le depara,
an entrar a ellos de pleno,

Oscuro se ve el destino
de tan sangrienta batalla
a ésta, Juan solución no halla,
y cuando un añoro le vino.

Su recuerdo vespertino,
de pronto es interrumpido,
por un sonoro estallido
que de un cañón moro vino.

Un soldado, grave herido,
en el pecho y en el brazo,
hecho por un trabucazo,
irrumpe con alarido.

enseguidda es conducido,
con los moros a su nave
y antes de que su vida acabe,
al galeno es dirigido.

Mal lo tiene el caballero,
en un banco lo han tumbado
y aunque quede apenado
tras escuchar lo primero

con él ha de ser sincero
el brazo será amputado
acepta con desenfado
mi salud es lo primero

El es Miguel de Cervantes
fiel soldado felipeño
que en batalla puso empeño
tanto ahora como en antes

Tan sangrieta fue batalla
que el mare nostrum añil
de entonces debió decir
mar Rojo aunque allí no se halla.

Quinientas naves se undieron
más de moras que cristianas
mucho ingenio, más que azañas,
lo que la victoria trajeron.


4 comentarios:

Baterpruf dijo...

Muy buenos! Plas, Plas, Plas!!! Me he casiemocionado.

Aunque tampoco tiene tanto mérito porque en 1985 tú debías tener ya 30 añazos :DDDD

koco dijo...

A rimar yo nunca atino,
no conozco la receta,
te considero un poeta,
como la copa de un ppino!

PPi dijo...

Sabía q tenía q haberte metido n alguna d las rimas

InmortalLand dijo...

Podrías vendérselo a Fito y así ya habría dos miembros del blog que le habrían hecho ganar dinero!