lunes, 5 de julio de 2010

eN eL cORAZON dEL cERN

Bueno, os dejo aquí unas fotos que hice en mi visita al CERN. Se llega allí fácilmente desde la estación de tren de Ginebra ( GareCournevelle ) y cogiendo primero el tranvía L16 y luego el autobús 56, fácilmente reconocible, pues pone CERN en el panel informativo frontal. En menos de 1/2 hora te plantas allí. Por lo que pude ver, trabaja allí mucha gente joven.





El edificio esférico se llama TheGlobe, es un edificio de madera reutilizado de la ExposiciónUniversal de Suiza y en el que tuve la ocasión de estar en aquel momento. Entonces estaba en Neuchatel, a la orilla del lago con el mismo nombre. Debajo de este singular edificio, se encuentra el corazón del LHC, el experimento ATLAS, un detector de 7000Tn del mismo tamaño que el Globe, pero que se encuentra enterrado a 100metros de profundidad!!!


Podéis ver también uno de los dipolos, cuadrupolos magnéticos que está en la superficie como spare para que la gente lo vea. Dentro de él, los núcleos de Hidrógeno confinados por potentes campos magnéticos, circulan con una energía de 7TeV en cada sentido, que es la energía necesaria para iluminar toda la ciudad de Ginebra. Aunque veis líneas de alta tensión detrás, la corriente necesaria para el experimento la proporciona Francia gracias al gran poder de generación que tiene con sus centrales nucleares. También suministran energía para refrigerar el tubo a pocos grados sobre el cero absoluto ( casi -273ºC ), una de las temperaturas más bajas de todo el universo. En un edificio contiguo se encuentra la sala de control, donde ciéntificos son obligados a hacer labores de guardia (sí, habéis leído bien). Cuando estuve viéndola, había unos viendo un partido de fútbol para matar el tiempo. El acelerador estaba parado, pero estaban aprovechando el parón para detectar los neutrinos que llegan a la Tierra desde el espacio exterior y que atraviesan todo... incluso a nosotros.


En la última foto podéis ver a un científico Taiwanés que nos enseñó las instalaciones. Se llama ZhongLiang y estaba preparando un experimento de detección de neutrinos para la ISS. Él es uno de los más de 5000 usuarios que tiene el LHC por todo el mundo y que tienen que financiar el mantenimiento del experimento con unos 6000€ al año.

Bueno, toda una experiencia que fue acompañada por una lluvia de moléculas de H2O que ayudó a refrescar el día.