jueves, 27 de diciembre de 2007

Sputnik 50 yII

Os dejé en el anterior artículo en una conversación entre Leonov y vonBraun. La pregunta que no acabé de entender era al respecto de qué hubiera pasado si hubieran llegado antes los rusos que los americanos a capturarlo...

... volvemos pues, con Korolev, el alma del programa espacial soviético. Korolev, que de joven había mostrado un gran interés en el desarrollo de cohetes fue condenado en las purgas estalinistas a cadena perpetua en el Gulag. Ser enviado al gulag equivalía a ser condenado a muerte, pues los trabajos forzosos que allí se realizaban consistían en cosas tan buenas para la salud como trabajar en las minas de Siberia. Allí llegó denunciado por ValentinGlushko, el mejor diseñador de cohetes soviético. Ambos pertenecían al Instituto de Investigación Científica de Propulsión (RNII), algo equivalente al actual JetPropulsionLaboratory de la NASA. La criba en la URSS llevada a cabo por JosephStalin acabó con numerosas ejecuciones, detenciones y falsas acusaciones de anticomunismo como la que sufrió Korolev. Afortunadamente, Korolev fue rescatado de los trabajos forzosos por AndreiTupolev ( del que había sido alumno en la Escuela Técnica Superior de Moscú ). Como recuerdo de su estancia en el gulag Korolev arrastró unos problemas crónicos de salud que el vodka no pudo curar. Ahora, aunque en prisión, podía ayudar con su trabajo al desarrollo de la aviación soviética. Así siguió hasta el final de la guerra, cuando el gobierno comunista creyó oportuno aprovechar el material rescatado de las fábricas de las V2 para fabricar cohetes balísticos intercontinentales ( ICBM ). Korolev fue encargado con esa misión y se lanzó con éxito en 1948 el R-1, que era una copia de la V2 (14.6m altura, 13.4Tn, 1Tn de carga útil y 270Km de alcance ). Tras esto, Korolev fue puesto como JefeDiseñador con el objetivo de fabricar cohetes capaces de poner una cabeza nuclear en suelo americano. Aquí es donde Korolev puso todo su ingenio y capacidad organizativa y se rodeó de un equipo de expertos donde contó con su delator Glushko para diseñar los motores y confió en BorisChertok como su deputy y como responsable de los sistemas de control de vuelo. Tal y como explicó Leonov, fue diseñando y lanzando con éxito uno tras otro el R-2 en 1949 ( 17.65m altura, 20Tn, 1.5Tn de carga útil y un alcance de 600Km ); el R-5 en 1953 ( 21m, 28Tn, 1.4Tn y 1200Km ); hasta llegar el 7 de Septiembre de 1957 al lanzamiento con éxito del R-7, también llamado Semyorca, de 31m de altura, 280Tn de peso, 5Tn de carga útil y alcance de 8000Km, el primer ICBM propiamente dicho. Este impresionante cohete de 2 etapas ( la primera de 4 cohetes y la segunda del cuerpo central ), fue lanzado desde el cosmódromo de Baikonur. En este punto, Korolev dio un golpe de mano y convenció a sus superiores de que el cohete podía emplearse también en poner un satélite en órbita. DimitryUstinov, ministro de armamento dejó trabajar a Korolev en todos los proyectos espaciales mientras garantizara que podrían tener un ICBM. 1957 era el año GeofísicoInternacional y en Barcelona se estaba celebrando un congreso en el que se estaba discutiendo la posibilidad de poner en órbita un satélite internacional. Korolev conocedor de la cita, aprovechó para lanzar el R-7 cargado con el Sputnik el 4 de Octubre de ese año... mientras en el congreso se discutía si era posible o no!!! Y este es el inicio de la Carrera Espacial, pues la noticia que apenas ocupó unas líneas en el diario Prabda, convulsionó a Occidente, y en especial a los americanos, que vieron que se les podía escapar el dominio de las alturas. El R-7 es el padre del cohete Protón, que es el que actualmente utiliza Rusia para poner en órbita las Soyuz que aprovisionan la EstaciónEspacialInternacional ( ISS )*.... bueno, dejo esta entrega con el siguiente vídeo en el que se puede ver el lanzamiento de un R-7, a disfrutarlo sukarrats

* Corrección: Si bien es cierto que los cohete Protón se utilizan para abastecer a la ISS, la nave que portan es el modelo Progress, que es igual que el Soyuz, pero sin tripulación. Lo que es más sorprendente, es que el modelo R-7 sigue utilizándose para los vuelos tripulados portadores de las naves Soyuz. Así pues, el cohete empleado por primera vez en 1957 sigue utilizándose 50 años después con más de 1700 vuelos a sus espaldas. Esto confirma la tan conocida frase del programa espacial soviético: "si funciona, no lo toques".